La MADERA y el MUEBLE, protagonistas santafesinos.

Santa Fe cuenta con una importante industria del mueble y concentra una gran cantidad de firmas. La provincia reúne a uno de los polos madereros más destacados de todo el país. Al mismo tiempo comenzó a fomentar la industria forestal y, si bien aún no logró un amplio crecimiento, busca que esta actividad pise fuerte para así fortalecer todos los eslabones de la cadena vinculada a la madera y el mueble.

Para entender cómo está compuesto este segmento de la economía santafesina un relevamiento realizado por la Secretaría del Sistema Hídrico, Forestal y Minero dependiente del Ministerio de la Producción explica el funcionamiento de los diferentes eslabones de la cadena de valor, donde pueden distinguirse un eslabón primario, uno industrial y otro comercial.

La actividad primaria, corresponde al sector de la silvicultura, donde se realiza la forestación y extracción o corte de rollizos, los cuales pueden provenir tanto de bosques nativos o implantados.

La segunda etapa, relacionada con la actividad industrial o secundaria, puede subdividirse en otros dos tramos: la industrialización primaria, que comprende los procesos de aserrado, laminado, faqueado y compensado de la madera y la industrialización secundaria, que incluye los productos de madera (la producción de envases de madera, tableros, aberturas, pisos, entre otros) junto con la fabricación de muebles y demás productos elaborados principalmente con madera. A este proceso productivo también se incorporan insumos tales como los distintos subproductos del procesamiento mecánico de la madera, los acabados, la tapicería, los abrasivos, los adhesivos y los herrajes.

Finalmente, el tercer eslabón lo constituye la comercialización de estos productos, donde a lo largo de dicho proceso participan una amplia variedad de servicios tales como logística, diseño, marketing, entre otros, según precisa el informe elaborado por la ingeniera Marcela Candioti, coordinadora de la Cadena de Valor del Mueble y la Madera.

Referencia nacional. En Santa Fe se encuentra uno de los polos más importantes del país de la industria del mueble, conformado por unas 500 empresas localizadas en Esperanza, Rafaela, San Jerónimo Norte, Cañada de Gómez, Rosario y zona, Avellaneda y Reconquista. La provincia ocupa el segundo lugar en relación con la cantidad de firmas y emplea aproximadamente al 15 por ciento de la mano de obra en ese segmento, tomando como referencia la participación nacional. Además, el 35 por ciento de las exportaciones del sector provienen de esta región.

Si bien la producción forestal no es una característica distintiva de la provincia —los productores no tienen una cultura forestal, asociado esto a los precios del recurso suelo, y al ciclo comparativamente largo de la producción forestal respecto de cultivos agrícolas fundamentalmente— desde el gobierno santafesino entienden que el sector foresto industrial ofrece la oportunidad de un crecimiento muy importante dado por las altas tasas de crecimiento de especies forestales, la disponibilidad de tierras aptas, la gran variedad de suelos, climas y especies potenciales a emplear, la disponibilidad de materia prima, la regulación de la actividad forestal y foresto-industrial con existencia de regímenes promocionales, y un complejo industrial desarrollado, demandante de materias primas, en calidad y en cantidad, disponible en cercanías a sitios de procesamiento.

Candioti explicó que las pymes industriales de la cadena de madera y muebles se encuentran mayormente en la región Rosario, donde se localizan el 58 por ciento de las empresas. Santa Fe es la segunda región en importancia con el 25 por ciento, mientras que el resto de las firmas se localiza en las regiones de Rafaela, Reconquista y Venado Tuerto. Las pymes industriales de la cadena de madera y muebles son empresas relativamente jóvenes y presentan un menor grado de formalidad jurídica y de desarrollo organizativo que sus pares provinciales y nacionales.

En el estudio también se destaca que “hay un claro predominio de empresas pequeñas (91 por ciento), de menos de 50 trabajadores”.

Otro aspecto a tener en cuenta es la débil o escasa inserción internacional que presentan estas firmas. Es decir, por un lado, existe un bajo número de empresas que exporta, y a su vez, las ventas de dichas empresas al exterior representan un porcentaje muy bajo de la facturación. Asimismo, debe mencionarse la dificultad de acceso al financiamiento bancario y la insuficiencia de recursos humanos calificados, señaló Candioti.

Foresto industrial. Por otra parte, en cuenta a la actividad foresto industrial, la coordinadora de la cadena de valor destacó que “en un contexto internacional favorable, los escenarios que hoy que se presentan a Argentina, y a Santa Fe en particular, son sumamente alentadores para su desarrollo” y destacó que “los bosques podrían cobrar un protagonismo destacado”.

En ese sentido, indicó que “el gran desafío es el ordenamiento territorial de bosques en el marco del ordenamiento provincial”. Una de las ventajas comparativas tiene que ver con las tierras aptas disponibles y de alta productividad para bosques cultivados que no compiten con otros usos intensivos y un patrimonio forestal constituido por 30.000 hectáreas forestadas con especies de rápido crecimiento y 1.000.000 de hectáreas forestales nativas.

Ceder un espacio al bosque cultivado es una de las opciones que se está fomentando en el ámbito provincial. Santa Fe pretende alentar a los industriales e incentivar a los productores que opten por esta actividad complementaria. “Así, dar impulso a los bosques de cultivo para proveer madera en forma sostenible, para quitar presión al uso de bosques nativos, para la recuperación de suelos, para mitigar los efectos del cambio climático, para atender las demandas actuales y optimizar las posibilidades de crecimiento que se plantean ante los nuevos escenarios”, se subrayó.

Asimismo, en la Secretaría del Sistema Hídrico, Forestal y Minero entienden que la industria del mueble requiere su abordaje específico por ser una de las principales protagonistas de esta industria en el país y por presentar las mayores potencialidades para el agregado de valor.

Fuente: Diario La Capital de Rosario. Suplemento Economía. 01/03/2015.